91 UNA CARTA … FALTAS DE ORTOGRAFÍA, ¿PARA QUÉ OS QUIERO?

Características

La ortografía es uno de nuestros caballos de batalla favoritos. Y ésta , creo, que se juega básicamente en el campo de las actitudes. Querer escribir sin faltas ortográficas es esencial para poder conseguirlo. Esta propuesta pretende básicamente eso, que expresemos ese deseo de querer escribir correctamente. Nos exige reflexionar y dar un paso adelante.

Propuesta

Una carta. Os propongo que escribáis una carta. Una carta de despedida. Cada uno conoce el tipo de faltas de ortografía que comete, (que se le escapan). Y ha llegado el momento de despedirse definitivamente de ellas. ¿Qué mejor cosa que una carta? Título: “CARTA A MIS QUERIDAS FALTAS DE ORTOGRAFÍA”. Algo así:

A la atención de mis queridas faltas de ortografía.

Queridas faltas de ortografía:

Hace tiempo que siento la necesidad de escribiros. Pienso en vosotras muy a menudo. Os tengo casi siempre en la cabeza. Y vosotras, muy desconsideradas conmigo, os fugáis cada dos por tres en mis escritos. ¿Hasta cuándo va a ser esto así?

Esta carta es una carta de despedida. Sí. Así con tilde diacrítica. De adverbio de afirmación. Sí. He decidido dejaros. Ya no os siento. Han sido demasiados los desplantes que me habéis dado. Demasiadas las veces en que me habéis humillado. Es que me he puesto rojo de vergüenza en ocasiones en que era eso lo que menos me podía ayudar. Y todo porque os habéis mostrado siempre rebeldes y esquivas conmigo. Tengo que recordaros alguna de esas ocasiones? ¿Es necesario? Vosotras lo habéis querido: A ver verbo haber cómo puedo saber cuándo llevarás hache o llevarás be?¿Cuándo te he de ver separado? Y tú, “a”, ¡ah! o ha. ¿En qué “a” quedamos? De las jotas y las ges ni te cuento. Vosotras tildes de regla llamada general, ¿sabéis la de veces que me habéis dejado tirado…? Por no hablar de las veces que os disfrazáis de catalanadas …

Es verdad, hace tiempo que no siento nada al hacerlo con vosotras. Escribo, escribo y luego me queda un vacío, un inmenso vacío. Un vacío que no lo puede llenar ni siquiera el reconocimiento de que haya podido expresar alguna idea coherente. Y he decidido abandonaros para siempre. Diréis que han sido muchos los años de convivencia, que a veces ha sido divertida nuestra forma de saltarnos las reglas y mostrar a la sociedad nuestro inconformismo. Pero he visto que con vosotras me siento limitado. Mis posibilidades de desarrollo personal se reducen. Pierdo amistades. Me encierro en un mundo de perdedores.

Ya está dicho, ya está hecho. No me echo atrás. Tengo una vida nueva alejado de vosotras. Hasta nunca. Un beso.

Os olvida, Javier

Respuestas

Laura S dijo

Queridas faltas de ortografía:

Quiero deciros que siempre habéis estado conmigo, pero ya es hora de que os marchéis para siempre. Cometer faltas de ortografía es muy feo, y es por eso que me gustaría que desaparecierais de una vez por todas. Por vuestra culpa me han bajado la nota en varios exámenes, y esto no puede seguir así.
De manera que os pido por favor que me abandonéis para siempre, y si os queréis colar en alguno de mis escritos hacerlo de forma disimulada…Vale?
Así que sintiéndolo mucho me despido de vosotras para siempre.
adiós!

Martina y Teresa dijo

Queridísimas faltas de ortografía,

¡Qué lástima!, pero adiós; ha llegado la hora de despedirse. Llevamos demasiado tiempo conviviendo y ya no podemos aguantaros más. Sobretodo a ti, tilde perniciosa, que nos has hecho mucho daño en los exámenes y trabajos.

No acabaremos hasta despedirnos de ti “y”, que has aparecido en forma de “i” tantas veces.

Con mucha pena nuestros caminos se separan y esperamos que no se vuelvan a cruzar nunca jamás.

Adiós.

Sara, Sandra & Elena dijo

Javier, ¡nos parece genial la idea de despedirnos de nuestras molestas faltas de ortografía!

Así que allá vamos:

Odiosas faltas de ortografía:
Estamos hartas de aguantaros… llevamos más de 10 años arrastrándoos entre linea y línea, y hoy hemos decidido poner fin a vuestra vida y a nuestra amarga, duradera y desagradable relación.

Os odiamos, porque no servís de nada, solo para molestar, encuciar el papel y para hacer bajar las notas de miles de estudiantes que lloran desconsolados al sacar un suspenso por culpa vuestra.

No tenéis sentimientos, deberíais poneros en nuestras pieles de vez en cuando y respetar un poco nuestra magnífica buena letra.

Podéis tomaros esto como una amenaza, si no os tomáis unas vacaciones eternas… ¡nos veremos las caras!

Acentos abiertos, que no servís para nada… ¡esconderos debajo de las piedras!

I latina, siempre tan inoportuna, limítate a salir cuando debes y no estropees más textos.

B-V no nos confundáis más… poneros de acuerdo entre vosotras y salid cuando os toque.

Os abandonamos aquí, tened en cuenta lo que os he dicho si no queréis sufrir una muerte lenta y dolorosa.

¡Hasta nunca!

Lídia B dijo

A mis odiadas faltas de ortografía:

Hoy después de casi 10 años de compartir una vida mutua es hora de que os independicéis, que me dejéis hacer mi vida en paz.
Han sido muchos los momentos que habéis aparecido en mi papel en blanco: cuando escribía una carta a una amiga, cuando hacía un examen,…
Mi falta más odiosa siempre serás tú, “y”. Un día mi ex-profesora de castellano me hizo copiarte 500 veces y aún te me escapas alguna vez.
Sois como unas bestias indomables.
Por no decir nada de las temibles catalanadas que siempre salían en el momento menos deseado.

Por estas razones y muchas más, me despido de vosotras.
Hasta siempre.

Maria y Gisela 1r BATX dijo

Nuestras queridas faltas ortográficas:
Os escribimos esta carta con motivo de olvidarnos de vosotras para siempre. Sabemos que va a resultar difícil despedirnos de alguien como vosotras, ya que apareceréis siempre en algún lugar inesperado de nuestras vidas.
Nos dirigimos primero de todo a la famosa “y”. Querida amiga española, nos resulta complicado hacer uso de ti ya que te confundimos con nuestra amiga catalana la “i”. Deseamos verte más en nuestros escritos castellanos y hacer un buen uso de ti.
También nos queremos dirigir a nuestras amigas “las tildes”. ¡Qué difíciles nos resultáis! Nunca sabemos en dónde poneros. Queremos ya de una vez por todas que os olvidéis de intercalaros en nuestras vidas y vayáis a vuestro lugar correspondiente.
Y por último, nos dirigimos a las terminaciones “-aba” de la lengua española, ya que muchas veces las confundimos con las terminaciones de nuestro idioma materno, el catalán.
Deseamos con muchas fuerzas que nos comprendéis e intentad ayudarnos un poco a despedirnos para siempre de vosotras.
Adiós queridas amigas.

Nuria A dijo

Queridas faltas de ortografía:

Ya me habéis perseguido durante mucho tiempo, y ha llegado el momento de abandonaros para siempre, y poder hacer los exámenes con una buena nota, y que si no saco buena nota , no sea por las faltas.

Queridas faltas, hasta nunca. ¡Os aseguro que no os voy a echar de menos!

Helena dijo

Queridas faltas de ortografía:

Desde muy pequeña estoy viviendo junto a vosotras, pero ha llegado la hora de despedirnos. La verdad es que esto lo tendría que haber hecho mucho antes, pe
ro me ponía nostálgica y os dejaba quedar conmigo, aunque cada vez os separaba más de mí.

A partir de ahora, no os quiero ver más por mis redacciones ni por mis deberes, si me queréis saludar, lo podréis hacer en mi mente, pero no os dejaré salir al papel. A la falta que echaré más de menos será la tilde, este palito que me da tantos dolores de cabeza. Pero tranquila v/b a vosotras dos también os llevo al fondo del corazón.

Al fin os digo adiós y grácias por hacerme ver, que escribir no es fácil, y que se cometen errores continuamente.

Helena dijo

Ya veo que no me quieren abandonar. Gracias sin tilde.

Víctor Montero dijo

Queridas faltas de ortografía:

Os escribo porque estoy harto de vosotras. Llevo años soportando vuestra presencia en todos mis escritos, y no aguanto más.
Os odio a todas vosotras:
Esa maldita V en lugar de B, esa maldita B en lugar de V, todas esas tildes en lugares que no les pertoca, esas malditas haches que me hacen la vida imposible.
¡Se acabó! Os ordeno que salgáis de mi vida, ya no quiero vuestra presencia. ¡Quiero escribir bien!
Espero que no nos volvamos a ver jamás.

Se despide cordialmente:

Víctor M.

Lidia dijo

Mis queridas e inseparables faltas de ortografía…

siento tener que anunciar esto, pero me despido de vosotras. Sé que han sido muchos años de convivencia entre nosotras, y hemos pasado muchos ratos juntas, pero me he cansado de vosotras y por eso me despido.
Muchas veces me habéis hecho sacar mala nota, por las simples faltas. Me habéis creado miles de confusiones, me habéis humillado delante de muchísima gente y me habéis hecho enfadar.

Tú, tan, con t o sin ella, me despido de ti. La b, como voy yo a saber si se escribe con b o con v, si en catalán es diferente. Y las tildes en los verbos… no voy a saber nada de vosotras nunca más.

Me despido, no os veré nunca más, a partir de ahora ya no formáis parte de mi vida como antes lo hacíais.

Deseo que os vaya bien con otra persona, y que os aguante más años, pero yo ya no quiero.

Besos odiosos.

Lídia

Mariona Vallespi dijo

Queridas faltas de ortografía:

Desde que empezé a escribir que me habeis acompañado en muchas tareas, siempre estais presentes, estais a mi lado para ayudarme…
Pero ha llegado el momento de que yo ya emprenda un camino para sí sola, ya no os necesito, porqué ahora ya me avisan y me riñen cuando aparece alguna de vosotras en medio de un exmaen y sinó me bajan puntos.
Estoy encantada de haberos conocido, lo me gusta hacer una despedida i menos con vosotras ya que hemos estado tantos años juntas, pero ya llegó el momento.
Así que hasta nunca!!!!!!!!!!!!!11

Judit dijo

Queridas faltas de ortografía:

Ha llegado vuestra hora, no os quiero ver en mi camino, de aquí en adelante. Me quiero olvidar de vosotras, estoy harta ya. Aquí esta nuestra despedida, he pasado mucho tiempo de mi vida con vosotras y ahora es el momento ideal. No quiero perder puntos en un examen por vuestra culpa, esas tildes que me olvido o pongo de más. Pero con vosotras he aprendido de mis errores. Intentaré no cometerlos más, hoy comienzo un nuevo camino sin vosotras.
Adiós.

Patrícia dijo

CARTA DE DESPEDIDA A MIS FALTAS DE ORTOGRAFÍA

Queridas faltas de ortografía:
Creo que ha llegado el momento de tomar caminos distintos, pero se y reconozco que en algún momento de nuestra vida en algunas ocasiones nos encontraremos, pero espero que cada vez sean menos tus visitas a mi vida. Sobre todo despedirmé de mis grandes amigas las tildes, que me han jugado malas pasadas, también las bes y uves que siempre me confundo con vosotras dos , también mencionar a la hache como que es muda nunca o casi nunca se cuando se deve de poner y todas las deás que habeís estado en mi vida.
Os estoy olvidando.

Marina M. dijo

CARTA DE DESPEDIDA A MIS FALTAS DE ORTOGRAFÍA

Queridas faltas de ortografía:

Me tendría que haber despedido hace ya tiempo de vosotras. Sobretodo de tú V, que no sabía cuando te disfrazabas de B. O de tí H que no sabía cuando te tenía que escribir en el verbo hechar o echar. O de mis queridas amigas las tildes, que a veces me hacían dudar si romper o no el diftongo, y también de vuestras amigas las tildes diacríticas.
Y pensaréis, ¿y por qué se despide de nosotras? Pues simplemente porque me he cansadao ya de aguantaros, durante el día que empezé a escribir hasta el día de hoy 7 de Noviembre del 2007.
Así que me despido de vosotras diciendos un …

Àlex dijo

Queridas faltas de ortografía:
No os necesito para nada, id a estorbar a otra parte,
siempre intento no hacerlas, pero volvéis de nuevo.

Para mi os podéis ir a otra parte.
Os olvido, Alex

sergio dijo

Queridas faltas de ortografia os voy a olvidar porque por culpa vuestra suspendí el examen de castellano.

Andreea dijo

Me gustaría muchísimo poder escribir una carta como ésta, pero todavía no lo puedo hacer…, probablemente después de hacer un curso de castellano o que alguien me enseñe todas las reglas. Yo no sé muchas cosas sobre el castellano, sólo que he oído y oigo en la tele, carretera, colegio…
Nadie se podría imaginar como me gustaría saber escribir y hablar muy bien el castellano, digo como lo hago en rumano, pero soy como un niño que si sus padres lo dejan siempre solo, no le hablan, etc…,no sale de su mundo para conocer cosas…
Yo nunca he empezado a aprender hablar o escribir castellano, puede ser os parece raro, pero ésta es la verdad…
Me da mucha vergüenza tener miedo a escribir en esta lengua, me creo muy tonta, aunque muchas veces quiero evitar las faltas de ortografía o de expresión…
Sé…, nadie me puede entender, probablemente no hago el esfuerzo necesario, o posible no tengo ese impulso para decir “de hoy empiezo aprender el castellano”…,pero lo empiezo…, no paso a cosas de bachillerato sin saber el idioma de este país…
Espero ese día en el cual podré escribir una carta como ésta, espero el día en el cual diré “ya no sé hacer faltas”…


Sobre esta entrada