Remica busca alternativas energéticas

El pasado mes de marzo se producía un terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter cerca de la costa nororiental de Japón y horas después, a los daños del mismo se sumaba la llegada de un tsunami, generado por el temblor, cuyas olas de más de 10 metros de altura arrasaron con todo lo que encontraron a su paso.

Pero la catástrofe no termina aquí, como consecuencia de este desastre medioambiental, la central nuclear japonesa de Fukushima ha sufrido importantes daños y, aún hoy, los trabajadores de la empresa Tepco, encargada de la explotación de la planta, luchan por evitar daños mayores. Aún así, esta misma semana, las autoridades japonesas elevaban a 7 el nivel de gravedad, el más alto de la Escala Internacional de Accidentes Nucleares y el mismo grado con que se clasificó el desastre de Chernóbil, el mayor de la Historia.

Esta catástrofe ha vuelto a poner en duda la seguridad de la energía nuclear e, incluso los más acérrimos defensores de la misma, se plantean los modelos energéticos actuales y estudian la posibilidad de abandonar este tipo de sistema de abastecimiento.

Sin duda, la alternativa son las energías renovables y, entre ellas, la energía solar se muestra como la mejor opción. Según algunos estudios, ubicando plantas solares en puntos estratégicos de la Tierra, se podría generar energía suficiente para abastecer las necesidades primarias de toda la población mundial.

España es uno de los países europeos con mayor cantidad de horas de sol y, por lo tanto, un generador en potencia de este tipo de energía. Numerosas empresas españolas han apostado por implantar energía solar en todo tipo de infraestructuras. Como Remica, corporación dedicada a proyectar, realizar, mantener y gestionar sistemas de frío y calor, optimizando los recursos tecnológicos y humanos y obteniendo el máximo rendimiento energético.

Estas empresas se han dado cuenta de que el futuro pasa por la eficiencia energética y que el desarrollo sostenible es el único medio para no destruir el medio ambiente. Porque la Tierra nos otorgará lo que los humanos le demos.


Sobre esta entrada