Función del lenguaje centrada en el receptor

La función del lenguaje que se centra en el receptor recibe el nombre de apelativa o conaliva y se utiliza para conseguir que el receptor actúe ante los requerimientos del emisor: compra, ven, vete, Está presente en las ordenes directas que podamos recibir o en los mensajes sutiles de la publicidad. Los verbos se expresan a través de la segunda persona. Las exclamaciones retóricas o las interrogaciones son recursos que se utilizan cuando esta función del lengua está presente.


Sobre esta entrada