El mundo cambia a pasos agigantados

Las generaciones después del fin de la II Guerra Mundial tardaron tiempo en recuperarse de los daños y consecuencias del conflicto. Pues bien, cuando una generación atraviesa situaciones de vida o muerte, o vive el verdadero infierno que es una guerra, siempre permanecen secuelas mentales de por vida. Es harto difícil superarlas y el cambio significativo se produce en las generaciones futuras, que con suerte, no han tenido que sufrir el horror y vivir en aquellas circunstancias.

infoclases2

Tenemos las consciencia, no sé si engañosa o no, de que las cosas sucedían a un paso muy lento. No dejo de pensar en la España profunda de posguerra, donde nunca pasaba nada. Mi madre creció en la generación de posguerra y nunca olvidará ese aletargamiento en la sangre que pervivía después incluso de haber superado con creces y años el conflicto bélico. La memoria evoluciona y cambia mucho más despacio que los avances tecnológicos. Y a su vez, los avances tecnológicos cambian completamente los hábitos cotidianos dando lugar a una vida diferente. Es ampliamente conocida la escena de la plaza de pueblo con una televisión en el centro y todos los paisanos viéndola en conjunto. La vida cambio drásticamente cuando el obrero pudo adquirir una propia para su vivienda. Tiene lugar el abandono de la vida comunal para dar lugar a una vida de tintes individualista. El hábito hace al sabio, siempre. Y aunque parezca una mera tontería, el hecho de hacer actividades en conjunto con gente crea identidades y conciencias comunes. Esa afinidad tornará a su fin con el avance frenético del mundo tecnológico. Quienes vivieron ese paso, aun recuerdan la transición. Pero las generaciones posteriores se escapan a ese sentimiento social, y les queda muy lejos.

Hoy en día, todo el mundo tiene teléfono móvil particular y casi nadie escapa a vivir rodeado de tecnología: Tablet, teléfonos, consolas, pantallas, portátiles…etc. Una innumerable lista de dispositivos electrónicos que tenemos en casa. La posesión de determinados objetos dice mucho de la cultura en la que se haya. Las nuevas generaciones están siempre conectadas en el mundo de la web 2.0. Es cierto, que las redes sociales han posibilitado poner en contacto a personas que estaban distanciadas. Se han declarado excelentes para propiciar contactos afectivos nuevos como buscar  pareja, amistades nuevas o simplemente compartir intereses y afinidades mutuas. Las redes sociales se han convertido en un apoyo emocional para los jóvenes de hoy en día. Donde personas apoyan con “me gustas” tus estados, o todo lo que compartes, dando su aprobación o no. Al conectar a gente de lugares muy dispares y lejanos mantiene ese sentimiento de cercanía. En el ámbito lúdico sirven para unir a personas con mismos intereses, como las escapadas de fotografía que suelen unir a personas un día determinado para fotografiar naturaleza o ciudad y compartir conocimientos. También, sirven como medio de organización y reunión, con la creación de eventos particulares. Se han constatado que aceleran la creación de movimientos de solidaridad en momentos de crisis.

También es cierto, que como novedoso cambio en el sentir de los nuevos jóvenes, también hay precauciones al respecto. Se debe tener en cuenta la pérdida de privacidad y en lagunas ocasiones el robo de identidad. Los contactos inadecuados  pueden dar lugar al llamado “ciberacoso” por parte de usuarios. Siempre va a haber preocupación por este tipo de inconvenientes, sobre todo en edades tempranas, cuando las personas son más vulnerables.

Puede tener lugar la pérdida de reputación, el acoso o difamaciones entre iguales. Que hoy en día han hecho mella en las relaciones en los institutos. Junto con una adicción y una excesiva dedicación de tiempo, es normal que salte la alarma entre las madres que debido a una disminución considerable de la atención apropiada en las clases obligatorias, sus hijos necesiten acudir a profesores particulares, mas info aquí. Y poder recuperar la concentración sin perder en conocimientos. El peligro envuelto en los contenidos maliciosos, como el spam, los virus, los troyanos…etc. Por último la existencia de la geolocalizacion de los dispositivos móviles puede tener dos caras.


Sobre esta entrada