Museo de termas romanas de Zaragoza

Hay ciudades que entierran la Historia bajo su asfalto, sus edificios nuevos, su sociedad del siglo XXI. Y aparecen cuando menos lo esperas, como ocurrió en Zaragoza entre los años 1982 y 1983 cuando, con motivo de unas obras entre las calles San Juan y San Pedro, se descubrió una piscina termal de época romana del siglo I d.C. y, algunos años después unas letrinas, del siglo I a.C., ambas pertenecientes a la ciudad romana de Cesaraugusta.

A pesar de no ser excesivamente grande, pues apenas mide 200 metros cuadrados y se encuentra ubicado en el sótano de un edificio de viviendas particulares, es un lugar con veintidós siglos de Historia. De las termas localizadas entre el foro y el teatro de la ciudad sólo se conservan las letrinas, con capacidad para 20 personas, que fueron desmontadas dos siglos después para colocar en su lugar una piscina porticada al aire libre que, se calcula, podía medir hasta 16 metros de largo. Este museo no sólo nos mostrará trozos de paredes decoradas con pinturas o las instalaciones utilizadas para el aseo y el ocio de los habitantes de la ciudad de Caesaraugusta, sino que nos enseñará los artilugios utilizados para el propio baño, como esponjas o cepillos (hay que decir que aunque son reproducciones muy fieles, no son las originales).

Llegar es fácil, pues se encuentra en el centro de Zaragoza, en una zona fácilmente accesible mediante cualquiera de los autobuses número 21, 22, 30, 35, 36, 40 ó 45. El horario para visitar el museo es de martes a sábados y festivos, de 9.00 a 21.00 horas y los domingos de 9.00 a 14.00 horas. El precio de la entrada es de 3 euros aunque para estudiantes y grupos se reduce a 2 euros. Si vas el primer domingo del mes o eres mayor de 65 años, jubilado, desempleado, menor de 8 años (y en muchos otros casos, está todo detallado en la página web oficial del museo www.zaragoza.es/museos) la entrada es igualmente gratuita. Hay que reseñar que el museo está adaptado a personas con discapacidad auditiva (dispositivos especiales) o visuales (folletos en braille), además de contar con información audiovisual en castellano, inglés y francés.

Ni que decir tiene que en Zaragoza, además, encontrarás impresionantes ejemplos del arte mudéjar.  Visita cuantoarte.com y localiza algunos de dichos monumentos.


Sobre esta entrada