Un museo de Sorolla en Madrid

El Museo Sorolla, ubicado en Madrid, abrió sus puertas en el año 1932, un año después de que muriera la viuda del pintor, quien dejó como legado todos los bienes de Sorolla para que se creara un museo con su nombre. El Museo Sorolla, que se encuentra en el barrio de Chamberí, además de mostrar las obras y objetos del pintor, también muestra la casa en la que vivió sus últimos años y donde compartió muchos momentos con familiares y amigos. En la zona de la casa, las pinturas de Sorolla que se ven en las paredes son las personales, las que no quería vender.

museo Sorolla


En el museo, además de pinturas, también hay dibujos y grabados, y algunas piezas de cerámica. Aparte de la colección permanente, en numerosas ocasiones también se celebran algunas exposiciones temporales. Durante los meses de julio y agosto hay un día de la semana, concretamente los jueves, en que el museo abre hasta las 11 y media de la noche. A lo largo del año realizan también varios talleres enfocados a que los niños se acerquen y empiecen a amar la pintura y donde pueden expresar su creatividad.

El museo cuenta con una biblioteca y con un departamento que se dedica a vender sus propias publicaciones, sobre todo los catálogos de las distintas exposiciones. En el interior del museo se permite realizar fotografías, pero no se puede usar ni flash ni trípode. En el exterior del museo hay un jardín dividido en tres partes que se mantiene desde la época del pintor, ya que fue él quien lo mandó hacer.

Para acceder al Museo Sorolla se puede hacer tanto en autobús como en metro, ya que en las inmediaciones son varias las líneas de transporte público que tienen parada. También hay cerca del museo aparcamientos públicos. El Museo se puede visitar todos los días de la semana menos los lunes, que permanece cerrado. Los domingos y festivos sólo abren por la mañana. El precio de la entrada es de 3 euros, aunque hay entradas reducidas y entradas gratuitas en determinadas condiciones, como menores, grupos, miembros de determinadas asociaciones, amigos del museo, etc.

El Museo Sorolla es un museo que hay que visitar aunque no sea ni tan grandioso ni quizás tan famoso como el Prado o el Thyssen. Se ve rápido, por lo que se le puede reservar un poco de tiempo para recorrerlo.


Sobre esta entrada