Estudiar o aprender inglés, ese es el dilema

Aprender inglés o estudiar inglés. Ese es el dilema. Tú decides.

 

Mi primera propuesta de aprendizaje, que te hago, pasa por el repaso sistemático de pequeñas frases y estructuras comunicativas sencillas, a través de ejercicios interactivos y muchas veces gratuitos que encontramos en internet del tipo de duolingo. Con ello cada alumno sigue su ritmo y se hace consciente de su aprendizaje. En plataformas de vídeos superconocidas encontraremos programas básicos pautados por dificultad que nos permitirán acostumbrar nuestro oído al inglés. ¿Te gusta el cine? aprovecha cada película que te interese para verla en castellano, en inglés con subtítulos, en inglés sin subtítulos, … Incluso hay apps que permiten ver una película a una velocidad menor sin perder ninguna calidad en la pronunciación. Qué gran opción. ¿Te gusta la música? Seguro que las canciones en inglés no te son indiferentes. ¿Por qué no aprovechas y cantas esas canciones sabiendo lo que dices? Pero eso sí, necesitarás mucha fuerza de voluntad, querer mucho aprender inglés y no sólo estudiar inglés.

Y claro, si la fuerza de voluntad no es lo tuyo, siempre tienes la posibilidad de acudir a una academia de inglés. Las metodologías que emplean son muy participativas y actuales, los textos están muy bien escogidos, plantean actividades lúdicas en las que la lengua se convierte en la protagonista. Casi sin darte cuenta irás haciendo hincapié en todas las particularidades que tiene el inglés: la lógica de su gramática y la complejidad de su pronunciación.

Si sigues todos estos pasos conseguirás que llegue un momento en el que tu casa se te quedará pequeña y te ilusiones con ir a un país en el que se hable inglés y puedas poner a prueba todo lo que ya has aprendido. Tus esfuerzos hechos en el aprendizaje de esta nueva lengua pueden ser recompensados con un hermoso viaje a otro país en el que podrás entrar en contacto con hablantes nativos de inglés y dar así el paso definitivo en el aprendizaje de esta nueva lengua. Ese es el momento perfecto para interesarse a fondo en la gramática, en la búsqueda de la corrección, en la ampliación del vocabulario, en la adquisición de fluidez, … Y el viaje bien combinado con clases dadas por nativos en cursos que se adapten a nuestro nivel real de conocimientos del inglés es la mejor de las opciones. Una sencilla búsqueda en internet te puede servir para visualizar el amplio abanico de opciones que tienes a tu disposición. Pero nuestro consejo es que busques entre los que se han especializado en la organización de este tipo de viajes educativos, como por ejemplo linguago.

Podría seguir dando más detalles de muchas otras opciones sobre cómo aprender inglés. Pero básicamente mi consejo puede resumirse en que busquemos la forma que se adapte mejor a nuestro modo de aprender. Cada uno se conoce, sabe qué metodo le va mejor y en función de él optemos por un tipo de academia o por un camino más autodidacta. Al final, inevitablemente, por suerte, tendrá que acabar con algún viaje a un país de lengua inglesa y una buena inmersión linguística.


Sobre esta entrada