¿ESTAMOS IDOS? ¿QUERÉIS IDOS?EN BUSCA DE LA PERFECCIÓN

En el caso de que se posponga un pronombre átono, la desinencia –d de la segunda persona del plural desaparece. Es muy frecuente (y errónea) su sustitución por –r: *Callaros. cuando lo correcto sería: Callaos. O decir: *Poneros. cuando lo correcto sería: PoneosEl verbo ir es el único que no pierde la desinencia –d: Idos. […]